Objetivo: 100% energías renovables

Le Télégramme.com, agosto 2011

Siete municipios de las Costas de Armor (departamento de la región de Bretaña, al noroeste de Francia) apostaron por un plan “territorio 100% energías renovables y locales” a partir de ahora y hasta el 2030, una puesta en marcha única en Francia.


La idea de desarrollar un sector de actividad fundado en las energías renovables nace a principios de los años 2000 a partir de las reflexiones de agricultores inquietos por su impacto ambiental y de electos preocupados por el desarrollo económico local. Más del 20% del consumo de energía de la comunidad debería ser “producida sobre el territorio mediante energías renovables” a partir del 2013, asegura hoy Jacky Aignel. La marcha es vital, según él, para mantener la actividad agrícola, sensible a los precios del petróleo, y diversificar el tejido económico y social de este micro-territorio de 165 km2 por 6.500 habitantes, esencialmente agricultores y empleados de un matadero industrial. Una fábrica de aceite de colza-carburante, Menergol, abre el baile en 2007 en Saint-Gouéno: exprimidos en frío, los granos de colza dan un aceite que puede alimentar los motores de diesel de los tractores, así como los residuos sólidos de los cereales y las frutas para el ganado, evitando así su importación de Brasil. “Es más interesante vender este aceite para comprar fuel pero, si el precio del petróleo continúa disparándose, nuestra herramienta estará lista”, asegura Laurent Gaudicheau, director de la comunidad de municipios.

« Un bucle virtuoso »

En otros dos municipios, las fraguas de las fábricas que consumen madera local alimentan a las redes de calor de 4.500 m2 de edificios públicos y privados. El sistema que permite remplazar a más de 300 toneladas de fuel, será generalizado al conjunto de la comunidad de municipios. A la madera proveniente de los bosques, las fraguas agregarán –en un 20%- la madera resultante de una plantación de sauces de 15 hectáreas, irrigadas por el agua lanzada por toda la nueva fábrica de metanización Géotexia, inaugurada en junio. “Es el bucle virtuoso”, se alegra Dominique Rocaboy, agricultor y presidente de la estructura. Iniciada por una treintena de ganaderos porcinos, la fábrica producirá 13.800 mega watts de electricidad por año a partir de 75.000 toneladas de desechos, purín y lodo resultantes del sector agroalimentario. “De un problema medioambiental, se puede llegar a hacer una economía basada en un sector energético durable”, analiza Laurent Gaudicheau. Los ganaderos porcinos, ellos, se comprometieron a no aumentar su capital ganadero. Siempre siguiendo la misma iniciativa, la comunidad de municipios de Saint-Gilles-du- Mené acaba de inaugurar una cantera de empresas dedicadas a las energías renovables. Aquí se trabaja también en un proyecto participativo de parques eólicos de una potencia total de 25 mega watts y un conjunto de 35 nuevas viviendas que no generen gastos de energía para los habitantes. Para coordinar estas tentativas escasas, la comunidad de municipios lanzó en junio una tarjeta para los territorios “100% energías renovables”.

Traducción: Natalia Lerín

Publicités

Poster un commentaire

Classé dans Ecologie sociale / Ecología social

Laisser un commentaire

Entrez vos coordonnées ci-dessous ou cliquez sur une icône pour vous connecter:

Logo WordPress.com

Vous commentez à l'aide de votre compte WordPress.com. Déconnexion / Changer )

Image Twitter

Vous commentez à l'aide de votre compte Twitter. Déconnexion / Changer )

Photo Facebook

Vous commentez à l'aide de votre compte Facebook. Déconnexion / Changer )

Photo Google+

Vous commentez à l'aide de votre compte Google+. Déconnexion / Changer )

Connexion à %s