Solidaridad para los indignados de Wall Street

Humanité.fr , 06/10/2011

Estados Unidos, correspondencia. “Somos el 99% de la población. Y queremos que las cosas cambien”. Con este grito de solidaridad y después de tres semanas de presencia en el barrio del mundo financiero de Nueva York, el movimiento Occupy Wall Street (OWS) comienza a tener contendientes en Estados Unidos. El agrupamiento de cierto número de Indignados (como en España) instalados, con carpas y pancartas, en la decente plaza ajardinada Zuccotti Park, acondicionada en su límite norte por el barrio de los Bancos y de la Bolsa, rápido rebautizada con su viejo nombre de Liberty Square (y que, pertenece… a una sociedad inmobiliaria y que fue renombrada según su patrón), se extiende a partir de ahora a otras ciudades. Cristalizando el más fuerte descontento que llega a sus últimos tiempos en la población principalmente joven, golpeada por un fuerte desempleo (oficialmente el 9.1% y en la realidad más del 16.5%, es decir, más de 25 millones de personas), esta protesta en las calles, que nace fuera de los partidos políticos, se extiende a otras grandes ciudades como Boston, Chicago, Loa Ángeles, Seattle y muy pronto a Washington.

A pesar de las agresiones policiacas y el arresto de 700 manifestantes esta semana; en todas partes jóvenes citadinos, aplastados desde la elección de Obama por la crisis y por el activismo en todas las direcciones del movimiento reaccionario del Tea Party, parecen volver a levantar la cabeza. Apoyado por intelectuales de renombre –como el cineasta Michael Moore o el premio Nobel de economía Joseph Stieglitz –, el movimiento afina su discurso que determina los verdaderos problemas de la sociedad. “Se debe detener al poder absoluto del dinero y de las antesalas de nuestra esfera política” (fenómeno que gangrena la democracia americana-NDLR). “Queremos empleos, un futuro y también más justicia económica y social”… los slogans, en un lenguaje nuevo para los Estados Unidos, son lanzados así para quien los escuche por uno de los representantes de OWS, Matt Segal.

Si los demócratas tantean siempre para saber cómo proceder con este movimiento, los sindicatos y los estudiantes, asustados por el brutal darwinismo social y económico fijado por el partido republicano y sus candidatos, decidieron, ellos mismos, de entrar al juego. El miércoles, casi al final de la tarde en Nueva York, una manifestación nacional de estudiantes (en contra de la explosión de los gastos universitarios que discrimina y provoca un fuerte endeudamiento de los diplomados) como de manifestantes sindicales (provenientes de la comunicación, CWA, transportistas, y también, USW) se unieron a los OWS. “Nuestro error fue no movilizarnos en 2008-2009 y dejarnos llevar por los políticos y financieros. Espero que la lección haya sido bien prendida”, se lamentaba el responsable neoyorkino del TWU, John Samuelson, anunciando la solidaridad sindical del miércoles.

Ramine Abadie

Traducción por: Natalia Lerín

Publicités

Poster un commentaire

Classé dans Société / Sociedad

Laisser un commentaire

Entrez vos coordonnées ci-dessous ou cliquez sur une icône pour vous connecter:

Logo WordPress.com

Vous commentez à l'aide de votre compte WordPress.com. Déconnexion / Changer )

Image Twitter

Vous commentez à l'aide de votre compte Twitter. Déconnexion / Changer )

Photo Facebook

Vous commentez à l'aide de votre compte Facebook. Déconnexion / Changer )

Photo Google+

Vous commentez à l'aide de votre compte Google+. Déconnexion / Changer )

Connexion à %s