Después de la revolución, los bloguers tunecinos buscan su lugar

Libération

Túnez capital alberga esta semana al Tercer Encuentro de Bloguers Árabes. Todo un símbolo, para este país durante mucho tiempo clasificado como “enemigo del internet” por “Reporters sans Frontières”, y que lanzó el hálito de la “primavera árabe”. Liberado de Ben Ali, Túnez es refugio de una centena de cibermilitantes (egipcios, iraquíes, libios, saudíes, sirios, etc.) que vinieron para intercambiar la rica experiencia acumulada este año y para continuar enluciendo sus armas contra los regímenes autoritarios.


 “Esta edición es un tanto especial, resalta Dorine Khoury, de la fundación Heinrich Boell, iniciadora de estos encuentros con el sitio contributivo Global Voices y Nawaat, en la punta del ciberactivismo tunecino. Algunos están todavía dándose cuenta de su revolución. Otros ya la conocieron y deben redefinir su rol.”

Este es el caso de los huéspedes tunecinos. Para ellos, el levantamiento de la censura no firmó el paro de los combates. “Se debe continuar la batalla para tener una verdadera democracia. Basta con ver la violencia policiaca que sigue presentándose”, considera Lina Ben Mhenni. La joven mujer, una de las únicas en atreverse a bloguear con la cara descubierta en plena revolución, es ahora una de las figuras de la ciber-primavera árabe escogida como candidata para el Premio Nobel de la Paz, nominada el viernes pasado. “Sorprendida y halagada”, ella está también agotada de los ataques de los cuales es objeto en internet desde el 14 de enero, y que se redoblaron con el anuncio de su nominación.

Peleas

Después de la revolución, la solidaridad en la lucha contra el sistema voló en mil pedazos, para dar lugar “a los ataques personales y a las peleas”, lamenta Sofiène Belhaj. Antiguamente conocido bajo el seudónimo de Hamadi Kaloutcha, detenido a principios de enero por sus actividades en Facebook, es hoy miembro de la Alta instancia a favor de los objetivos de la revolución.

“Nuestro terreno de juego favorito cambió completamente, continua. Antes del 14 de enero, éramos el pequeño alboroto en medio del silencio. Habíamos aprendido a cruzar, a verificar nuestra información. Desde entonces, se volvió fácil hablar, lo que dio lugar a un raudal de revolucionarios de la vigésimo quinta hora, en la falsa información y en los rumores. Nosotros, ya no conseguimos hacernos escuchar”, explica este belga-tunecino de 28 años. Con una decena de otros “viejos acérrimos”, dejó el estatus para crear una asociación de bloguers tunecinos, con múltiples objetivos. “Queremos profesionalizar nuestra actividad, proponer videos de entrenamiento, ser una instancia de apoyo si los bloguers están en la miseria, poner en marcha una especie de marca para distinguir las fuentes fiables”, enumera. “Antes, nuestra actividad era muy espontánea. Ahora intentamos institucionalizarnos, esto no es evidente.”

Nawaat ya avanzó dio algunos pasos en esto. El colectivo se volvió oficialmente asociación. Trabaja a partir de ahora en dispersar su saber-hacer en varias casas de jóvenes, a través de formaciones en periodismo ciudadano. Un nuevo sitio, dedicado a las regiones, debería también muy pronto ver la luz del día.
“Igualmente lanzamos una campaña para volver a poner sobre la mesa las heridas de la revolución. Muchos son pobres y no se hacen cargo de ellos médicamente. Nosotros movilizamos a los médicos, a las asociaciones, para censarlos y coordinar la ayuda”, explica Malek Khadhraoui, uno de los fundadores. Instalado en Francia desde hace 15 años, llegó a Túnez capital en primavera.

Siete bloguers candidatos

Los bloguers tunecinos se invitaron también en la batalla por la Asamblea Constituyente. Entre los 11 000 candidatos para la elección, que tendrá lugar el 23 de octubre, siete bloguers se presentan en las listas no-partidistas. Al igual que Riadh Guerfali, y Nawaat: “Nuestro objetivo, como bloguers, era también cambiar el mundo a nuestro alrededor, militar a favor de las instituciones democráticas. Nosotros mantenemos también los valores”, trae a colación, durante un debate organizado en la apertura del encuentro.

A lado de los candidatos, Slim Amamou, figura de la lucha contra la censura. Detenido también, el 6 de enero, promovido como Secretario de Estado para la Juventud justo después de la partida de Ben Ali; no desertó del terreno político después de su dimisión en mayo: ahí está, expone, “quien consagra su tiempo a ayudar a las listas de los independientes”, principalmente para su comunicación, a través de la iniciativa Afkar Mostakella. Objetivo: “Asegurar una representación diversa en el seno de la constituyente”, defiende el joven militante.

Un combate les parece: el posible retorno de “Ammar 404”, comprende la censura. En nombre de los “valores arabo-musulmanes”, los abogados presentaron una queja contra la Agencia tunicina de internet, viejos “cinceles” de Ben Ali, para obligarla a filtrar los sitios porno. Revolución en la revolución: es a partir de ahora la agencia quien rechaza aplicar la decisión de justicia, hasta apelar ante el tribunal Supremo. Su joven director, Moez Chakchouk, vino también a dar una explicación sobre el asunto frente a los bloguers. “Histórico”, se alegra Riadh Guerfali.

Traducción por: Natalia Lerín

Publicités

Poster un commentaire

Classé dans Internet

Laisser un commentaire

Entrez vos coordonnées ci-dessous ou cliquez sur une icône pour vous connecter:

Logo WordPress.com

Vous commentez à l'aide de votre compte WordPress.com. Déconnexion / Changer )

Image Twitter

Vous commentez à l'aide de votre compte Twitter. Déconnexion / Changer )

Photo Facebook

Vous commentez à l'aide de votre compte Facebook. Déconnexion / Changer )

Photo Google+

Vous commentez à l'aide de votre compte Google+. Déconnexion / Changer )

Connexion à %s