Patrick Le Hyaric en la inauguración del “Pueblo del Mundo”: “¡Se debe compartir la riqueza en lugar de compartir la deuda!”

Humanité.fr, 17/09/2011

La intervención de Patrick Le Hyaric director de “Humanité” y diputado en el Parlamento Europeo en el Pueblo del Mundo en la Fiesta de la Humanidad 2011:

Señoras y señores representantes de los Estados, periódicos y organizaciones progresistas del mundo.
Queridos amigos (as) y camaradas,

Sean todos bienvenidos al “Pueblo del Mundo” de la Fiesta de la Humanidad.

Antes de otra consideración, quiero dedicar este “Pueblo del Mundo” a Troy Davis, este americano condenado a muerte en 1991 por el asesinato de un policía y cuya ejecución está prevista para el día miércoles a las 21hrs.

Su culpabilidad está ampliamente puesta en duda por las retractaciones de 7 de los 9 testigos que lo acusaban. La ejecución de Troy fue aplazada ya en tres ocasiones. El miércoles, es la cuarta cita con su propia muerte que le da un juez.

El comité de indultos de Georgia se pronunciará el lunes por una eventual suspensión de la ejecución.
Entonces todos estos días, la humanidad, reunida aquí, debe hacer escuchar su voz a favor de la vida de Troy, de la libertad de Mumia Abu-Jamal, por la vida de Hank Skinner y de todos los condenados a muerte del mundo.

Señoras y señores
Queridos amigos, camaradas…

Gracias a aquellos y aquellas que trabajan desde hace meses en la construcción de este pueblo, caja de resonancia de luchas y de esperanzas de progresistas del mundo entero, de combates y de perspectivas de los pueblos.

Esos pueblos que hacen la historia.

Esos pueblos que decidieron volver a tomar en sus manos su destino porque no soportan más la sumisión y la dominación, la explotación y la corrupción, las dictaduras y las privaciones cuando una minoría de poseedores se atiborra de especulación en los mercados de valores.

Sí, en el mundo entero, en este momento mismo, frente a una crisis global, total, del capitalismo financiero mundializado, los pueblos se levantan para reclamar la justicia, la igualdad, la democracia, la libertad, una manera más fraternal de estar juntos, un mundo común y no más un mundo dividido por la competencia inventada y organizada para satisfacer a los grandes tiburones del mundo de las finanzas.
Desde Santiago de Chile hasta Atenas, de Túnez hasta el Cairo, de Roma a Lisboa, de Damas a Tel-Aviv, de Londres a las capitales africanas, un potente deseo de cambio, un potente viento de revuelta recorre las calles, los barrios, las escuelas, las fábricas y los campos.

Se habla de “primaveras árabes” en pleno invierno.

Pero este año la primavera durará mucho tiempo.

Dura mucho tiempo porque el combate por la justicia y la democracia, el combate por la dignidad, la libertad y la soberanía popular es un camino a veces largo, caótico. En resumen, la revolución, la metamorfosis no pueden ser más que un proceso y la obra de los propios pueblos.
Nuestros amigos tunecinos, egipcios, y todos los otros pueden estar seguros que nosotros estaremos a su lado, a favor del éxito de los procesos democráticos y constituyentes.

Ellos pueden estar seguros que nosotros actuaremos sin cesar por la soberanía económica de estos países.
La Unión Europea, Francia, los bancos europeos deben anular las deudas ilegítimas de estos países y restituir a los pueblos los miles y miles de millones de euros que les han sido robados por los dictadores, mientras que algunos de nuestros dirigentes pasaban bellísimas vacaciones gratuitas, a costa de estas dictaduras corruptas.

Se encontró también a un ministro de relaciones exteriores, quien, después de haber propuesto al siniestro Ben Ali proyectiles para armar los fusiles que tenían como blanco al pueblo de Túnez, se fue a sobrevolar las manifestaciones con un avión del clan en el poder.
Sí, amigos, nosotros tenemos un deber de reparación cara a cara con estos pueblos. Se les debe devolver su dinero robado.

Actuemos para que desde las dos riberas del Mediterráneo emerja una verdadera solidaridad, una verdadera cooperación euro-mediterránea.

Y esta es la razón por la cual se debe inventar una especie de plan Marshall para ayudar a la reconstrucción de los países, para una verdadera recuperación en estos países, poniendo en contribución los bancos europeos y al Banco Central Europeo.

Sí, una verdadera política de cooperación solidaria, cooperativa, en lugar de las tentativas de dominación colonialista.
En lugar de esta abyecta política de inmigración que deja morir ahogados a jóvenes, a trabajadores que intentan llegar a Europa.
¡Vergüenza para los gobernantes italiano y francés!
Vergüenza para esta Europa por el trato que impone a esas mujeres, a esos hombres y a esos niños lastimados, desterrados, huyendo de la violencia, de la miseria hacia países donde imaginan sus derechos respetados y que llegan aquí no teniendo delante más que una media vida por vivir en la clandestinidad y el miedo a las redadas.

Y cuando además ministros irresponsables soplan sobre las brasas del racismo y designan chivos expiatorios según sus orígenes, la situación crítica donde puede pasar lo peor, está ahí. Nosotros, los progresistas nos cultivamos, cultivaremos sin cesar la fraternidad, el intercambio y el respeto del ser humano.

Llegó el momento de hacer respetar el derecho de los jóvenes y de los hombres a decidir por ellos mismos su propio futuro.

Llegó el momento de darse la mano con los pudientes de este mundo.

La esperanza podría también levantarse en Ramallah y en Gaza

En efecto, nosotros apoyamos con energía, ese hecho histórico que, el martes próximo, 20 de septiembre, Mahmoud Abbas y la autoridad palestina interpondrán su petición de adhesión a la Organización de las Naciones Unidas.
Hoy Palestina colonizada, ocupada, encerrada, aislada, la Palestina bombardeada desde hace tantos, tantos años, puede así volverse el 194° Estado miembro de la Organización de las Naciones Unidas.
Un llamado mundial por el reconocimiento del Estado palestino fue lanzado. Procuremos que esta exigencia se vuelva irresistible, ineludible firmando y haciendo firmar este llamado.

Es la justicia.

El Estado de Israel existe desde hace bastante tiempo,
El viento de la libertad, de la democracia, del derecho internacional no se impone más que a Ben Ali, Moubarak y Kadhafi o Bachar El Assad. Se debe imponer también a la dirección israelí ultra-reaccionaria.
Aquella que instauró el apartheid.
Aquella que destruye las casas en el este de Jerusalén y que quita los papeles de identidad a los niños de esta ciudad.
Aquella que bombardea Gaza y ha hecho de ella una prisión para más de un millón de Palestinos.
Aquella que pilla el agua y las buenas tierras.
Aquella que aprisiona a cerca de 9000 palestinos de los cuales una buena parte son parlamentarios de primer rango como Marwan Barghouti.
Aquella que detiene desde hace exactamente 2372 días a nuestro amigo, nuestro hermano, el joven franco-palestino Salah Hamouri.

Sí, con esta Fiesta hagamos escuchar, a través del mundo este grito vehemente de justicia.

Un Estado Palestino viable en las fronteras de 1967 con un Jerusalén-Este como capital, la interrupción de la colonización y el desmantelamiento de las colonias, la destrucción del muro y de los check-point, el fin del bloqueo en Gaza, la liberación de todos los prisioneros políticos, el retorno de los refugiados.
La oligarquía guerrera y corrupta de la dirección israelí debe ceder y ¡debe ceder ahora!

Y los Estados Unidos, Francia, la Unión europea deben detenerse y no solamente dar rodeos como lo hacen desde hace algunos días. Pero las frases pronunciadas por el presidente Obama ayer por la tarde diciendo que la propuesta de Mahmoud Abbas, lo cito: “era una distracción contraproductiva y que se debían retomar, al parecer, las negociaciones”; es una puñalada contra la libertad, contra la paz, contra la soberanía posible de un pueblo que tiene derecho a un Estado y a sus tierras.

En esta Fiesta de la Humanidad decimos a Sarkozy, a Obama, Merkel, Barroso, y a toda esta pandilla: Señores ¿cómo se hace para que ustedes lleguen tan rápidamente, en unas cuantas horas, a ponerse de acuerdo para desencadenar guerras a través del mundo, para matar mujeres y niños? Y que allá, no solamente se necesiten 67 años para dar a un pueblo la tierra de su patria, sino que además existe el derecho internacional que han pisoteado, y hoy rechazan reconocer a este Estado. Y he aquí por qué, queridos amigos y camaradas se debe apoyar, luchar, hacer escuchar nuestra voz para que Palestina se vuelva a partir de la próxima semana y las semanas siguientes, el 194° estado miembro de la ONU.

Sí, volvamos a decirlo y volvamos a decirlo con fuerza: ¡Palestina vencerá, Palestina vivirá!

El pueblo israelí, él mismo, no soporta más esas políticas que empobrecen a las familias populares.
¡No soporta más tener que privarse de ciertas cosas para pagar un ejército de colonización y de destrucción de Gaza y de Yenín!

Por otra parte, se pone en duda este ultraliberalismo mientras que las pequeñas provocaciones en las fronteras y la orquestación del odio ya no pueden dar más diversión.
Así no se puede más, que alegrarse de las primaveras árabes y rechazar el dejar a la dirección israelí imponer el invierno glacial en Palestina.

La tormenta de las revueltas que recorre el mundo, pone en duda al sistema por sí mismo, este capitalismo financiero mundializado. Es un sistema criminal. Conduce a la muerte por hambre ¡a un niño de menos de cinco años cada cinco segundos!

¡Hace falta que un millón de seres humanos no tengan acceso a los bienes comunes humanos!

Los paraísos fiscales desparraman 10 mil millones de dólares, pero este verano no se encontró los dos millones indispensables para ayudar a las poblaciones que padecen de hambre en el cuerno de África.
El presupuesto militar de los Estados Unidos es de 600 mil millones de dólares y cada día se queman miles de millones en guerras absurdas, en Irak y en Afganistán, pero no se encuentra, al parecer, los pocos millones indispensables para permitir a todos y a todas acceder al agua potable o a los medicamentos.
Decididamente, este mundo tiene la apariencia de un caos.

Pero tiene su propia lógica. El capitalismo es un antihumanismo.
Está inscrito en los genes del sistema en sí mismo, producir inigualdades, injusticias, explotación, dominación.
Es a causa de esta lógica que la crisis es tan profunda, tan global y tan total, porque afecta al mundo entero, en todos los aspectos de la vida de los ciudadanos, los equilibrios medio ambientales de la Tierra.
Es porque el dinero del trabajo es plagiado por una pequeña minoría de dictadores, de poseedores del capital cada vez más especuladores, de que la crisis se profundiza y puede llevarnos a un precipicio.
La mitad de la población sobrevive con menos de dos dólares por día, mientras que 25 personas las más ricas del mundo tienen un patrimonio que ¡sobrepasa las riquezas de los países de África!

No hay salida para la crisis sin cuestionar esta lógica capitalista y sin comenzar por repartir nuevamente las riquezas, todo replanteándose totalmente los métodos de producción, las modas de consumo.

En pocas palabras, es de un cambio de civilización de los que se trata.

Es la construcción de la humanidad combinando justicia social y justicia ambiental que debería ser nuestro proyecto común.

Un proyecto para los seres humanos y no más para el Silver King.

Este llamado a inventar, en la unidad, otra cosa, otro mundo, recorre en este momento el planeta tanto en acciones como en slogans.

Indignados de todos los países:
Unámonos por otras opciones.
Unámonos para hacer cesar a esta especulación mortífera.
Unámonos para obtener las tasas de los movimientos especulativos de los capitales.
Unámonos para obtener cerrar los paraísos fiscales.
Unámonos para dejar de despilfarrar el dinero en el sobre armamento y la guerra y orientarlo hacia la educación, la alimentación, la salud, la cultura.

El movimiento de la paz tiene razón de pedir una reducción de los gastos militares a la mitad de aquí a diez años.
Unámonos para obtener otro desarrollo humano durable.
Para esto se deberá inventar un proceso nuevo de transición ecológica de nuestros modos de producción y de consumo; inventar nuevas tecnologías para el futuro, una alianza nueva entra la vida humana y el respeto de la naturaleza y del medio ambiente.
Unámonos para transformar radicalmente las instituciones internacionales.

Lo que está en juego es muy importante. Se trata de inventar un proceso todavía más importante, más solidario que los acuerdos de Bretton-Wood, al salir de la segunda guerra mundial.

Es una reforma mundial, de alcance revolucionario, que no se base más en la competencia capitalista sino sobre la cooperación, la puesta en común, la construcción de un mundo común para los seres humanos, que nosotros debemos emprender.

En este sentido, la creación de una moneda mundial común está a la orden del día, como lo propone China en el G20.
Pero es un conjunto de actividades humanas, sociales, económicas, políticas, que deben ser puestas en común, bajo el auspicio y con la participación de los pueblos.

No se resolverán los enormes problemas para el acceso a la energía, a la salud, a la alimentación sin compartir, sin poner en común.

Es un poco el sentido de lo que intentan hacer nuestros amigos de América Latina, a quienes saludos fraternalmente, creando su zona de libre intercambio equitativo y la alianza bolivariana de los pueblos.
Es el sentido que nos encantaría dar a Europa, una Europa solidaria, una Europa social, una Europa de los trabajadores y la juventud, una Europa democrática, una Europa ecológica que sería necesaria hoy para salir de la crisis en la cual se hunde, al punto de estrellarse contra el muro del dinero.

Todo muestra hoy en día – y más allá de lo que hubiéramos imaginado en el pasado- que nosotros tuvimos razón, mil veces razón de decir “no” al tratado de Maastricht, después al proyecto de Tratado Constitucional que se convirtió en el Tratado de Lisboa.

Todo muestra hoy en día que son los principios de “libre competencia” y de “libre intercambio integral”, de rechazo de poner al Banco Central Europeo bajo control, este mismo banco que presta a los bancos nacionales a tasas casi nulas, para que esos mismos bancos se engorden a costa de los Estados y de los pueblos, con tasas de interés prohibitivas.

He aquí la razón esencial por la cual es aplicada una violenta purga social en toda Europa, Grecia o Portugal, de Irlanda hasta Italia, de España hasta el Reino Unido y aquí en Francia.
El motivo invocado es la deuda. Pero la deuda son aquellos que la han hecho más grande haciendo regalos fiscales, reduciendo la economía y no los índices de interés.

La deuda es el pretexto para ir más lejos todavía en la regresión social como lo prescribe el famoso pacto Sarkozy-Merkel, bautizado como el “Pacto Euro plus”.

Lo anterior prevé la baja de los salarios, la destrucción de la seguridad social, del sistema de retiros, la privatización de los servicios públicos, el fin de las negociaciones colectivas.
¡No debe aceptarse! La deuda, son ellos quienes la crearon en impuestos, reduciendo el crecimiento, poniendo el dinero en los paraísos fiscales. Y quieren ahora que sean los pueblos quienes paguen. ¡Hay que decir no!

¡Nosotros les decimos no! ¡Ellos vienen ahora a decirnos, que se debe compartir la deuda, y bien nosotros, nosotros decimos no, hay que compartir las riquezas!

Se debe hacer fracasar este “pacto de rapaces”.

Por todas partes, con todos los indignados de Europa, imaginemos acciones y soluciones nuevas para hacer retroceder a los ogros del mundo de las finanzas y a sus pequeños gendarmes en los gobiernos, en la Comisión Europea y en la Banca Central Europea, que se permitió dar órdenes al gobierno italiano que se apresuró hacer su parte en contra el pueblo italiano.

Esto se debe cambiar rápido.

Primero exigimos una auditoria pública ciudadana de la naturaleza de las causas de la deuda.
Armonicemos las fiscalías europeas, para ya no hacer regalos a los más ricos, sino por el contrario ¡para que sea más justo!

Actuemos para instituir en todas partes un salario mínimo y un ingreso mínimo.

Actuemos para erradicar la pobreza, el desempleo.

En lugar de estos fondos financieros que sirven para alimentar a los bancos y a los rapaces del mundo financiero frente a los Estados, proponemos transformarlo en un fondo para el desarrollo humano, social, ecológico, siendo alimentado por una contribución en las transacciones financieras, el dinero público ya pagado y la creación de moneda por parte del banco Central Europeo.

Este gran fondo europeo solidario serviría para lanzar proyectos de inversiones, creadores de empleos nuevos en el marco de un desarrollo perdurable y por todas partes para fortificar y crear nuevos servicios públicos para la educación, la formación, la vivienda, los transportes, la salud.

En este contexto, el Banco Central Europeo debe poder comprar la deuda de los Estados y debe estar ubicada sobre todo bajo control democrático y que se deje de ver este espectáculo que aflige que se vió este verano, en el cual el presidente de la BCE (donde ya habíamos visto quien da las órdenes a Berlusconi) quien evidentemente se echa como un pequeño perrito.

Queridos amigos y camaradas, los derechos, palabras de orden relacionadas a este “Pueblo del Mundo” son: solidaridad, justicia, democracia. Estas tres palabras que encontraron desde hace algunos meses y en todas partes en el mundo su actualidad; y bien, nosotros vamos hacerlas vivir en toda esta Fiesta de la Humanidad. Tenemos la ambición de que se volverán el proyecto para toda la humanidad entera.

Queridos amigos y camaradas, nuestro proyecto es un proyecto para el futuro de la humanidad, para ser mejores, para ser un mundo solidario, un mundo hecho como lo dice el programa del “Frente de Izquierda”, un programa hecho para lo humano y no más para los rapaces del mundo financiero.

Hagamos que se vuelvan una ambición para la humanidad entera.

Gracias a todos.

Les deseo buenos combates solidarios, buenos debates y una muy bella “Humanidad”.

¡Feliz Fiesta de la Humanidad!

Traducción por: Natalia Lerín

Publicités

Poster un commentaire

Classé dans Voix citoyennes / Voces ciudadanas

Laisser un commentaire

Entrez vos coordonnées ci-dessous ou cliquez sur une icône pour vous connecter:

Logo WordPress.com

Vous commentez à l'aide de votre compte WordPress.com. Déconnexion / Changer )

Image Twitter

Vous commentez à l'aide de votre compte Twitter. Déconnexion / Changer )

Photo Facebook

Vous commentez à l'aide de votre compte Facebook. Déconnexion / Changer )

Photo Google+

Vous commentez à l'aide de votre compte Google+. Déconnexion / Changer )

Connexion à %s