El Estado palestino frente al obstáculo americano

LeMonde, 19/09/2011

CORRESPONSAL WASHINGTON – Frente a la Asamblea General de la ONU, el 23 de septiembre del 2010, Barack Obama había hecho resplandecer la esperanza de que la organización recibiría “el año próximo” a un nuevo miembro: “un Estado soberano de Palestina viviendo en paz con Israel”. Los delegados le habían aplaudido calurosamente aún si no ignoraban que el presidente americano no había todavía logrado llevar al pueblo Israelí y a los palestinos a negociar directamente.


Un año más tarde, Barack Obama llegó, el lunes 19 de septiembre a Nueva York, en una posición muy diferente. Devorado por la situación interior, no estuvo a la vanguardia del apoyo occidental en las revoluciones árabes.

Desde febrero, no hablaba con Mahmoud Abbas, a quien había consagrado una de las primeras llamadas a su llegada en la oficina Oval en el 2009. Obama esta vez cruzó las manos. La Casa Blanca está en campaña. A catorce meses de la elección presidencial, el presidente-candidato no escucha enajenarse a un electorado muy preocupado de la gran “soledad” de Israel frente a los sobresaltos en la región, según la expresión del Washington Post.

Todavía más que de costumbre, el conflicto israelo-palestino se volvió un desafío de política interior. En plena campaña para las elecciones primarias, los republicanos hacen demagogia. Carteles electorales muestran a un Barack Obama en plena sonrisa con Mahmoud Abbas y acusado de no ser pro-israelí. Para Mitt Romney, uno de los favoritos en la carrera de la investidura republicana, el presidente “saboteó la capacidad de Israel para negociar”.

En Nueva York, el 13 de septiembre, una elección parcial en la novena circunscripción vió a un republicano predominar en un baluarte demócrata, y de una fuerte comunidad judía. Numerosos parámetros entraron en juego para explicar este revés pero el hecho de que el antiguo alcalde de la ciudad Ed Koch, una figura demócrata, haya apelado a votar en contra de su bando, afectó al entendimiento. “Es un mensaje para el presidente Obama que no puede arrojar bajo el autobús impunemente a Israel” dijo Koch después de los resultados.

Según el New York Times, una fracción de la comunidad judía, tradicionalmente demócrata, forma parte de los “decepcionados de Obama”. Se le acusa de sancionar indiferentemente a los ambas partes por el callejón sin salida del proceso de paz. En una elección que se lleva acabo estado por estado y con un sistema de winner takes all (“el ganador toma todo”), algunas voces del electorado judío de Florida o de Ohio pueden hacer la diferencia.

La lección de la novena circunscripción se le escapa a la Casa Blanca. El porta voz Jay Carney intentó llamar la atención hacia las declaraciones del primer ministro Benyamin Nétanyahou que agradecían a Obama por su ayuda en la evacuación del personal israelí durante el ataque de la Embajada en el Cairo, el 9 de septiembre. El partido demócrata desarrolló una argumentación mostrando que los Estados Unidos apoyaron a Israel en el caso Goldstone (comisión de la ONU creada después de la ofensiva israelí en Gaza) y que contribuyeron de una manera “sin precedente” en la protección de la población israelí, a través del sistema antimisiles Iron Dome.

La decisión de Mahmoud Abbas de remitirse a la ONU consagró el divorcio con los palestinos. En febrero, durante su última llamada, que duró no menos de 55 minutos, Barack Obama no logró convencer al presidente palestino de renunciar a su iniciativa. En mayo, adelantó sus parámetros a favor de un reglamento final, retomando, para la delimitación de las fronteras del futuro Estado, un fraseo conveniente a los palestinos (“las líneas de 1967 con sus cambios” de territorio mutuamente aceptadas). Pero al mismo tiempo, anunció que recurriría al veto si los palestinos presentaban su petición de reconocimiento al Consejo de seguridad.

Como lo repitió el 15 de septiembre Ben Rhodes, el porta voz diplomático de la Casa Blanca, los Estados Unidos apoyan el principio de autodeterminación de los pueblos, pero “en un contexto de conflicto como este, el medio para alcanzar dicho objetivo es mediante la negociación”. Citó como ejemplo al Sur-Sudán, que accedió a la independencia a principios del año.

Los republicanos reprochan a la administración de Obama el haber “esperado la onceava hora” para reaccionar. No fue sino hasta agosto que el departamento de estado envió mensajes, expedidos por los embajadores, a más de 70 capitales para pedirles no apoyar “la iniciativa unilateral” de los palestinos ante la ONU.

El Congreso comenzó a discutir represalias, los demócratas incluidos. En julio, 407 representantes (de 435) votaron un texto señalando las “implicaciones” de la petición de reconocimiento a pesar de la oposición de Washington (y de 87 de los 100 senadores). En agosto, Steny Hoyer el número dos del Partido Demócrata en la Cámara de Representantes, se confió a Ramallah para advertir a los palestinos sobre las consecuencias de su gesto. Los Estado Unidos son el primer proveedor de ayuda financiera para la autoridad palestina (600 millones de dólares en el 2010).

Los republicanos ya sugieren medidas similares a aquellas que el presidente George Bush padre había tomado en 1988-1989, cuando Yasser Arafat regresó a la Asamblea general para convertir la sede de observador del OLP en representación de Palestina. Él había amenazado a todas las agencias de la ONU con dejar de pagar la cuota americana.

En un contexto así, la Casa Blanca no tuvo humor para hacer pública su oposición al proyecto palestino. Sobre el plan exterior, un veto pondría a la administración de Obama en una situación peligrosa en relación a los valores que el presidente considera defender en la región. Pero sobre el plan interior, no sería tan catastrófico. De la misma manera que la eliminación de Osama Bin Laden permitió deshacerse de la imagen de un Obama considerado como “débil” en la lucha antiterrorista, el veto a las peticiones palestinas permitiría oponerse a la “narración” republicana de un presidente “no pro-israelí”.

Corine Lesnes

Traducción por: Natalia Lerín

Publicités

Poster un commentaire

Classé dans Politique / Política

Laisser un commentaire

Entrez vos coordonnées ci-dessous ou cliquez sur une icône pour vous connecter:

Logo WordPress.com

Vous commentez à l'aide de votre compte WordPress.com. Déconnexion / Changer )

Image Twitter

Vous commentez à l'aide de votre compte Twitter. Déconnexion / Changer )

Photo Facebook

Vous commentez à l'aide de votre compte Facebook. Déconnexion / Changer )

Photo Google+

Vous commentez à l'aide de votre compte Google+. Déconnexion / Changer )

Connexion à %s