Testimonio de Michel Besson sobre su arresto en Israel.

Alia Opinio, 10/09/2011

Esperábamos con impaciencia que Michel Besson hablara sobre su arresto ocurrido el lunes 5 de septiembre en Israel para que pudiera darnos su propia versión de los hechos. Y lo poco que se puede decir después de tener su testimonio, es que la información oficial difundida esta semana sobre su situación estaba muy lejos de ser objetiva…

Después del discurso “oficial”, el testimonio de Michel Besson.
Septiembre 2011

A partir de mi arresto en el aeropuerto de Tel Aviv el 5 de septiembre de 2011 una enorme solidaridad se desencadenó y por ello agradezco afectuosamente a todos los amigos palestinos, franceses, y también de otros países, quienes intervinieron de una u otra manera, Gracias a esta movilización, pude salir del Centro de Retención el 8 de septiembre por la mañana y ser conducido… en el mal sentido, es decir, manumilitari al avión.
El riesgo de una situación así, es hacer de ella una “historia” de nadie mientras que lo importante es el contexto. Y no tengo ningún interés de jugar al héroe. Si voy a contar aquí brevemente lo que pasó, lo que viví, es para sacar algunas lecciones, y sobre todo para comprender un poco mejor, a través de esta historia (que puede parecer banal), cómo funciona la sociedad de hoy, y así poder reaccionar; colectivamente, de manera más eficaz para cambiar esta sociedad, cada vez más injusta y depredadora.

La primera constatación, es el funcionamiento de la información pública: al día siguiente de mi arresto, la Embajada de Francia en Tel Aviv publicó un comunicado que no tomó en cuenta más que la versión de la policía israelí… Yo no fui consultado para expresar mi versión de los hechos. Como por azar fue “El Fígaro” quien en Francia difundió esta información, siempre sin consultar al primer interesado o a sus cercanos (la gerente de Andines y algunos amigos pudieron comunicarse conmigo por teléfono)…

“En el curso de sus interrogatorios, no ha dejado de cambiar de versión sobre las razones que lo traen a Israel, de modo que se decidió será expulsado el jueves”, afirmó la porta voz Sabine Hadad” (El Fígaro, tanto en la edición impresa como en internet). “Francia intervino activamente para permitirle entrar a Israel. Sin embargo y a pesar de las repetidas peticiones de nuestra representación; el servicio de inmigración israelí no concedió la entrada al territorio de Besson, alegando sus falsas declaraciones, ya que los servicios de inmigración estiman que nuestro compatriota habría sostenido declaraciones contradictorias e inexactas a tres oficiales diferentes”. (Mensaje de la Embajada de Francia en Tel Aviv).

Es precisamente lo contrario de la verdad.

Esto dice mucho sobre la “objetividad” de este tipo de información oficial, y de una cierta prensa, que no escucha más que un solo parecer, aquel que les conviene políticamente, que desprecia a las personas directamente afectadas ¡sin ni siquiera interrogarlas! Lo anterior me parece muy grave y desafortunadamente cada vez más común (a mi regreso, me di cuenta que ¡la palabra de los “oficiales” había también desestabilizado a los allegados de Andines!).

Así que continuo simplemente con lo que pasó:

Voy cada año a Palestina para encontrarme con agricultores y artesanos con quienes la cooperativa francesa Andines, donde trabajo, coopera desde hace varios años. Andines importa diferentes productos de Palestina pero sobre todo aceite de oliva. Este aceite de la región es específica y particularmente apreciado. Pero sobretodo, es en solidaridad con los trabajadores palestinos que Andines lo importa, ya que su producción es la principal actividad económica de Cisjordania.
Esta actividad, apoyada por miles de personas, de los cuales olivicultores franceses, todos los grupos de la Asociación Francia Palestina Solidaridad y colectivos territoriales, no están en contradicción con nuestra gestión de equidad (y de soberanía alimentaria de los pueblos) ya que apunta a distender la opresión de la economía palestina. Esta asfixia económica es uno de los ejes de la estrategia israelí para la destrucción del pueblo palestino desde el inicio de la guerra, ya que se trata de un estado de guerra, de ocupación militar y de apartheid. Crear una actividad económica en Palestina es cada vez más difícil, cada vez más talleres y empresas cierran y desaparecen. Preciso también que esta gestión de equidad, compartida por Minga y muy numerosas organizaciones en el mundo, no tiene gran cosa que ver con el tan nombrado “comercio justo”, encasillado en una relación comercial de tipo paternalista y neoliberal exclusivamente “norte-sur”.
Todo viaje a Palestina pasa obligatoriamente a través del Estado de Israel ya que este Estado ocupa todo el territorio militar y económicamente, y ha construido un muro de hormigón armado de alambre de púas electrificado para encerrar al pueblo palestino en Cisjordania y en Gaza. Un pueblo donde la gran mayoría no quiere más que la paz y la libertad de vivir, de auto-organizarse. Por ahora en territorios ocupados por el ejército omnipresente y centenas de miles de colonos israelís. ¡Es una verdadera cárcel a cielo abierto para los palestinos!

En vista de este contexto político-militar, todo militante que se encuentra en Palestina se prepara para responder a las preguntas hechas sistemáticamente por la policía israelí. “¿Para qué viene usted a Israel?” “¿Tiene amigos aquí?”. De mi parte decidí responder, como de costumbre: “visita personal a Jerusalén, Belém y Hebrón, y sin amigos en Israel” ya que desafortunadamente es la verdad (son varios en la región pero en Palestina). Contrariamente a los alegatos oficiales, no se me hizo ninguna pregunta sobre los “territorios ocupados” o sobre Cisjordania, que de cualquier modo para mí son la Palestina. Entonces había decidido, como la mayoría de los militantes que vienen aquí, no hablar de mi trabajo en Cisjordania. Es necesario acordarse de que cientos de expulsiones tuvieron lugar estos últimos meses, apuntando a las personas que afirmaban claramente en el aeropuerto querer dirigirse a Cisjordania. Varias centenas de personas en julio de 2011 fueron bloqueadas antes de tomar el avión en su propio país…

Se debe saber que, contrariamente al derecho internacional todo interrogatorio es aquí dirigido en hebreo o tanto mejor en inglés… sin intérprete.

La primera policía que me interrogó esta vez, consultando su computadora, no me creyó. Así que fui interrogado durante 4 horas por otros policías a quienes siempre respondí la misma cosa (contrariamente a lo que afirman los comunicados de la policía israelí retomados por el consulado y la embajada de Francia). Ni mi agenda ni mi computadora fueron consultados sino que fue por medio de mi correo electrónico (la dirección estaba indicada en mi boleto de avión) que los policías comprendieron que yo iba probablemente a Cisjordania. Aviso para los viajeros… también yo constaté que existía una ficha, escrita en hebreo, con mi nombre (“Besson Michel”), que concernía sin ninguna duda a mis últimos viajes y escritos (http://www.andines.com/article.php3?id_article=746).
Cuando me percaté de esta situación dije al último policía que me interrogó que iba efectivamente a Ramala para encontrarme con algunos socios y le mostré los documentos de Andines. “It’s too late, me respondió, go home” (¡es demasiado tarde, regrese a casa!) Pienso que la decisión de rechazo fue efectivamente tomada mucho antes…

Después el cateo, el desprecio, el silencio total sobre el futuro, la intimidación inquietante de echarle a uno encima otras acusaciones, y finalmente el furgón y la celda del “centro de retención” (lugar de expulsión sin ningún juicio), ¡cómo existe esto por todas partes en el mundo!, en particular en Francia. Todas tus cosas personales son momentáneamente confiscadas, esto incluye los lapiceros… Mis compañeros de celda eran en su mayoría extranjeros que venían a buscar un trabajo… uno de los dos me dijo “¡no alcanzo a comprender cómo un pueblo que fue tan oprimido pueda oprimir así a los otros!”. Hay bastantes respuestas, y todos los israelíes no son sionistas pero hablaremos de eso en otro momento.

En el curso de mi detención, pensaba que el consulado francés lograría organizar una reunión entre la policía israelí, el consulado y yo mismo para que pudiéramos explicar y arreglar el problema positivamente. ¡Pero nada! Me enteré que los amigos palestinos que me esperaban recibieron la noticia de mi arresto con tristeza e indignación y que la prensa árabe se adueñó de mi caso y gritó ante la negación de justicia hacia mí persona y ante una voluntad deliberada de Israel por impedir las diferentes cooperaciones económicas que pusimos en marcha con todas las dificultades que ustedes saben (incluidas aquí las ciudades palestinas y francesas). Sin tomar en cuenta por supuesto las leyes y los diferentes acuerdos internacionales.
Me enteré también que en Francia se organizaba toda una solidaridad… Un poco atontada por la situación, ¡la moral regresa rápido! Lo esencial permanece y permanecerá continuaremos luchando todos juntos para desarrollar nuestra cooperación económica y para cambiar esta sociedad tan violenta y tan injusta. Sobre esto no cabe la menor duda.
Tuve la visita del señor Guérin, delegado del consulado de Francia en Tel Aviv: “No podemos hacer nada”. De cualquier modo me llamó por teléfono el 7 en la tarde para informarme que sería puesto en un avión al día siguiente a las 8 de la mañana (ya que el boleto comprado por Andines era ida y vuelta, no había habido ningún gasto público en la historia, precisémoslo). Un abogado vino a verme igualmente. Es siempre importante, frente a lo arbitrario de los Poderes, que un testigo independiente de los gobiernos pueda rápidamente encontrarse con los prisioneros. Hubiéramos podido pedir un juicio, pero aquello podía durar varias semanas… Aprecié su visita.
El 8 de septiembre en la mañana, fui llevado directamente a un avión… hacia París. En el avión, uno de los pasajeros se acercó y me dijo “Me enteré de lo que le pasó. Tenga mi dirección. Puede contar conmigo”. Y doy gracias al comité de recibimiento en Roissy.
Un gran “gracias” a mis colegas, a mi familia, a Guy y a todas aquellas y aquellos, tan numerosos, ¡que reaccionaron! Encontrarán en el sitio http://www.andines.com las acciones que pensamos emprender con nuestros socios.

Juntos es que vamos a continuar lo que habíamos comenzado. En unión con todas las luchas y las alternativas que desarrollan más y más ciudadanos (as) en todo el mundo.

Nadie podrá impedírnoslo.

¡Y por supuesto que volveré a Palestina!

¡Hasta pronto!
Michel Besson, el 9 Septembre de 2011

Traducción por: Natalia Lerín

Publicités

Poster un commentaire

Classé dans Voix citoyennes / Voces ciudadanas

Laisser un commentaire

Entrez vos coordonnées ci-dessous ou cliquez sur une icône pour vous connecter:

Logo WordPress.com

Vous commentez à l'aide de votre compte WordPress.com. Déconnexion / Changer )

Image Twitter

Vous commentez à l'aide de votre compte Twitter. Déconnexion / Changer )

Photo Facebook

Vous commentez à l'aide de votre compte Facebook. Déconnexion / Changer )

Photo Google+

Vous commentez à l'aide de votre compte Google+. Déconnexion / Changer )

Connexion à %s