México: primera victoria conseguida por Valentina Rosendo Cantú e Inés Fernández Ortega en dos casos de violación.

Amnistía Internacional, 18/08/2011

Precedente jurídico en México, dos mujeres indígenas violadas por soldados en el 2002 ven su caso puesto en manos del sistema de justicia civil.

Hace ya nueve años que las dos mujeres indígenas desafían al ejército y a las autoridades de México con el fin de obtener justicia después de haber sido violadas por soldados en el Estado de Guerrero (al sur del país) en el 2002.

A pesar de una larga investigación y de juicios pronunciados a favor de Inés Fernández Ortega y de Valentina Rosendo Cantú por la Corte Interamericana en agosto de 2010, sus agresores están todavía en libertad, visiblemente protegidos por el sistema de justicia militar mexicano. Paralelamente, estas mujeres y sus familias fueron víctimas de amenazas a lo largo del proceso.

Desde el viernes 12 de agosto, sin embargo, Inés Fernández Ortega y Valentina Rosendo Cantú tienen esperanza de que los soldados que las violaron sean finalmente llevados ante la justicia.

Las investigaciones sobre este proceso fueron en efecto confiadas a los tribunales civiles, ya que el Ministerio Fiscal Militar de México admitió que no era competente para emprender acciones legales cuando los miembros de las fuerzas armadas están acusados de haber cometido violaciones en contra de los Derechos Humanos.

“Esto es para nosotros un gran paso adelante, ya que la sociedad civil lucha constantemente para que este tipo de casos sean remitidos al sistema de justicia civil” declaró Vidulfo Rosales, un abogado especializado en la defensa de los Derechos Humanos que trabaja para el Centro de los Derechos Humanos de la montaña Tlachinollan y quien representa a las dos mujeres.

“Restan aún numerosos obstáculos, sin embargo –nosotros tememos que estos crímenes quedarán impunes y que los responsables serán exonerados. La fiscalía general tiene la obligación de abrir un expediente judicial inmediatamente, con el fin de sancionar a los soldados que Inés y Valentina designaron ya como culpables.”

La decisión de confiar el caso de Inés Fernández Ortega y Valentina Rosendo Cantú a los tribunales civiles viene tras un fallo pronunciado recientemente por la Corte Suprema, determinando que los perjuicios a los derechos fundamentales de civiles imputados a las Fuerzas Armadas Mexicanas no deben ser juzgadas por los Tribunales Militares.

Lo anterior viene a confirmar una decisión pronunciada por la Corte Interamericana de los Derechos Humanos el año pasado, ordenando a México confiar al sistema de justicia civil los casos de violaciones a los Derechos Humanos perpetrados por la armada. Este juicio compromete al gobierno mexicano a llevar a los presuntos responsables a rendir cuentas, a acordar desagravios satisfactorios y a tomar medidas con el fin de que este tipo de violaciones no se repitan más.

A pesar de esta decisión, la justicia militar continúa enjuiciando varios casos recientes de violaciones atribuidas al ejército, particularmente la desaparición forzada de al menos seis hombres en junio en Nuevo Laredo, cerca de la frontera con los Estados Unidos, de la cual la marina podría ser responsable.

Numerosas violaciones a los Derechos Humanos han sido denunciadas a través de todo México desde que las fuerzas armadas se implican mucho más en las operaciones para mantener el orden con miras a combatir los cárteles de la droga y los grupos armados. Dichas violaciones incluyen arrestos arbitrarios, actos de tortura y desapariciones forzadas.

“El hecho de que este caso sea confiado al sistema de justicia civil mexicano crea un precedente importante, y la fiscalía general debe comprometer en los mejores plazos las diligencias efectivas contra los presuntos autores de las violaciones y los actos de tortura infligidos contra Inés Fernández y Valentina Rosendo”, declaró Javier Zúñiga, consejero especial por parte de Amnistía Internacional.

“El sistema de justicia militar de México no debe nunca más ser autorizado para proteger a los culpables cuando las fuerzas armadas son acusadas de haber violado los derechos fundamentales de los civiles.”

Traducción por Natalia Lerín.

Publicités

Poster un commentaire

Classé dans Amérique Latine / América Latina

Laisser un commentaire

Entrez vos coordonnées ci-dessous ou cliquez sur une icône pour vous connecter:

Logo WordPress.com

Vous commentez à l'aide de votre compte WordPress.com. Déconnexion / Changer )

Image Twitter

Vous commentez à l'aide de votre compte Twitter. Déconnexion / Changer )

Photo Facebook

Vous commentez à l'aide de votre compte Facebook. Déconnexion / Changer )

Photo Google+

Vous commentez à l'aide de votre compte Google+. Déconnexion / Changer )

Connexion à %s