N***, aún una fábrica de practicantes.

 ¡Responsabilidad querida!

Bien pude publicar mi artículo “Francia, una fábrica de practicantes”, pero hubiese sido como tirar la piedra a todas las empresas, incluyendo a aquellas que no conozco. No gracias, de ninguna manera. Ninguna amalgama. Deseo simplemente hablar de aquellas donde yo practiqué. Les dejo echar un vistazo a mi CV, ahí encontrarán el nombre de la infame.

Como en todo quinto año de la escuela de comercio, la estancia de fin de estudios es una etapa obligada, estancia de 6 meses debiendo, en lo ideal, desembocar en un empleo. Hoy acabo mi estancia en N***, y por supuesto sin miras a un empleo, a pesar de las promesas de contratación anunciadas y las primas por los resultados proporcionados. Sí, primas, después de todo se deben lanzar puñados de cacahuates a los practicantes perplejos para motivarlos hasta que les toque su turno de ser desechados. Seguramente como muchos otros estudiantes, me siento traicionada y enojada con éstas empresas desacomplejadas en las cuáles la corrección, la integridad y los escrúpulos brillan por su ausencia.

Tomemos el caso de N*** por ejemplo. En el espacio de 6 meses vi el despido de 4 profesionales del comercio bajo CDI1 quienes generosamente unas semanas antes habían sido asistidos por jóvenes practicantes, remunerados con un mínimo legal, es decir 30% del SMIC (olvidemos igualmente los cargos y las cotizaciones, qué idea ¿no?). Estos practicantes, se vieron en la necesidad de tomar el relevo. Peor todavía para mis ojos, yo misma serví de practicante para reemplazar a la “Encargada de Comunicación”, despedida hacía menos de dos meses antes de mi llegada a la empresa…

Mi estancia es sin embargo muy formadora, ¿Y cómo podría ser de otra manera si tengo el trabajo y las responsabilidades de una asalariada en pleno derecho? Incluso en el “pack de practicante” se incluye: tarjetas de visita para disimular la ignominia y parecer más “profesional” delante de los clientes y no contar las horas extras.

Otros practicantes han sido reclutados para reforzar los rangos de la empresa: practicantes desarrolladores o practicantes jefes de proyecto. Yo callaría ahí los comentarios de ciertos clientes lamentando tener que arreglárselas con nuevas caras cada 3 a 6 meses. Por otro lado, yo misma sería reemplazada muy pronto por un nuevo recluta, practicante evidentemente. Ok, ok, ¿¡Para qué quejarme!? Estaba siendo pagada, una fortuna ¡1000 euros! ¿Habría habido necesidad de que me disculpara, que trabajara todavía más para justificar los favores que se acordaron para esta pobre indemnizada? Cuando se tiene un alquiler en París, se terminan los estudios y se pasan 50 horas por semana en el trabajo, es lo mínimo.

Pero si no se osa a denunciar estos abusos, las empresas levantan los brazos al cielo poniendo de pretexto que “es la crisis”, que “los tiempos son duros”, todo esto frotándose las manos de los grandes ahorros hechos a costa de su ejército de practicantes sobremotivados, sobrecalificados, silenciosos, renovables, sumisos, moldeables y sin derecho a protestar. ¿Por qué entonces privarse de una mano de obra barata, abundante, sin voz ni derecho? ¡Qué ganga! Para creer que el Estado desea voluntariamente precarizar a los jóvenes, Tanguys impotentes y resignados a errar de estancia en estancia sin jamás ver la luz de un empleo legítimo. ¿Periodos de ensayo? ¿Puestos de juniors? ¿CDD2 de 12 meses y menos? ¿Misiones? ¡Olvidados, terminados! Hoy las empresas más rapaces no proponen más que estancias, el último joker para mal pagar el trabajo requerido.

Practicantes, ¡cesen de volverse invisibles y mudos! Únanse al Colectivo Generación Precaria. Nos queda un derecho: aquel de denunciar y expresar nuestra cólera públicamente. Generación precaria, pero no censurada. Es una acción menor, esperando que los diputados legislen rápidamente para que las cosas cambien: estas injusticias flagrantes no pueden durar más, las leyes y las sanciones deben torcerle el cuello al abuso. Intolerable escuchar que actualmente en Francia un joven sobre 5 vive bajo el umbral de la pobreza, intolerable aceptar que los estudiantes y jóvenes titulados sean tratados como vulgares esclavos, con todos los deberes de un salariado sin tener ni los más mínimos derechos de éste.

Un consejo para los reclutas: tranquilícense, si es usted del género esclavista avaro y descarado, espero que mi artículo sabrá hacerle pasar el deseo de contratarme. El buen trabajo se paga. Para terminar, los dejaré meditar esta frase de nuestro querido amigo Coluche: “Ellos quisieran que fuésemos inteligentes, pero todos nos toman como idiotas”. ¡A buen entendedor, que le vaya bien!

1 CDI siglas correspondientes a “Contrat à durée indéterminée” “Contrato Indefinido” en español.

2 CDD siglas correspondientes a “Contrat durée determinée” “Contrato temporal” en español.

 Traducción por Natalia Lerin. 

Publicités

Poster un commentaire

Classé dans Critiques - Criticas

Laisser un commentaire

Entrez vos coordonnées ci-dessous ou cliquez sur une icône pour vous connecter:

Logo WordPress.com

Vous commentez à l'aide de votre compte WordPress.com. Déconnexion / Changer )

Image Twitter

Vous commentez à l'aide de votre compte Twitter. Déconnexion / Changer )

Photo Facebook

Vous commentez à l'aide de votre compte Facebook. Déconnexion / Changer )

Photo Google+

Vous commentez à l'aide de votre compte Google+. Déconnexion / Changer )

Connexion à %s