“Soñamos con un Marruecos donde fuera posible soñar”.

Montasser Essakhi. Animador del Movimiento del 20 de febrero en Rabat, El Watan

Con tan solo 23 años, tiene ya un discurso digno de los veteranos de la política. Montasser Essakhi es una de esas figuras de la juventud marroquí que hizo temblar al trono. La fiebre referendaria pasada, estuvo en la movilización. Para él y para el Movimiento 20 de febrero, la adopción de la nueva constitución es un “no-suceso”. Y ni hablar de detener la lucha antes de la instauración de la democracia en el reino.

-¿Después de la adopción del referéndum, su movimiento no corre peligro de debilitarse?

Yo pienso todo lo contrario. El Movimiento 20 de febrero tomará amplitud ya que la gente se dará cuenta rápidamente que la reforma constitucional adoptada no es una respuesta seria para las reivindicaciones de los marroquíes. Las manifestaciones de hoy (la entrevista fue realizada antes de la manifestación del domingo1), darán un nuevo respiro al Movimiento 20 de febrero. Nuestro movimiento no está ligado a la Constitución ni a los resultados del referéndum. Nuestras reivindicaciones van mucho más allá de lo que propone ese texto. Nuestra principal demanda es la instauración de una monarquía parlamentaria real y la puesta bajo control del Parlamento de la institución militar. Sin embargo, nuestro movimiento destacó otras peticiones que no se arreglan mediante textos, sino por decisiones capaces de devolver a los marroquíes su dignidad. Nosotros exigimos el fin de la corrupción y la traducción delante de la justicia de todos sus símbolos, la liberación de todos los detenidos políticos. Nosotros tenemos también demandas ligadas a las condiciones sociales y económicas. Es necesario terminar con la economía que beneficia a unos cuantos y finalmente consagrarse a la repartición de las riquezas del país.

-¿No temen ser considerados como extremistas?

No pedimos la luna, sino cosas más simples de realizar: la democracia, la libertad y la justicia social. Devolver a los marroquíes su dignidad. ¿En qué somos extremistas? Si algunos, hoy, se alegran de que haya una nueva Constitución, es gracias al Movimiento.

Éstas élites políticas deben entender que el mundo cambió alrededor de nosotros y que Marruecos no debe permanecer a la zaga. Disponemos de enormes potenciales para hacer de nuestro país un remanso de democracia y libertad. Nosotros decimos a aquellos que pasan su tiempo dando lecciones, que esta juventud marroquí es a partir de ahora responsable. Ellos deben saber que la dictadura nunca será aceptada.

-Algunos actores políticos estiman que la nueva Constitución consagra avances importantes…

Son estos mismos actores quienes decían, hace 10 años, que Marruecos es un país democrático. Usted sabe, la mayoría de los partidos políticos marroquíes se encuentran en un desfase con la realidad del país. Su proximidad con el poder los ha hecho perder el buen sentido del análisis. Ellos tienen grandes intereses que preservar, así que naturalmente, estarán en contra de toda idea de cambio que ponga en peligro sus privilegios.

-Usted está militando de la misma manera en la Unión Socialista de las Fuerzas Populares (USFP), que sin embargo apoyó al proyecto de reforma. Usted no respetó la consigna de su partido…

No solamente nosotros no respetamos ésta consigna, sino que hice una campaña muy activa a favor del boicot. Sobretodo ni por error hablar de romper el frente del Movimiento del 20 de febrero que ha sabido devolver la esperanza a los marroquíes.

Pertenezco a una corriente de “Unionistas del 20 de febrero” que pide de la misma manera la reforma, aún en el seno del partido. La USFP tiene una lectura de los sucesos y de la situación política del país que consiste en decir que no es necesario volver la situación más compleja y que el sistema de poder no tiene respuesta inmediata, así que la transición debe esperar.

Una visión que nosotros no compartimos. Nosotros esperamos mucho, queremos ese cambio aquí y ahora. Desde 1998, se habla de transición, pero las cosas no han cambiado. Por el contrario, al final de 11 años de reinado, nos encontramos en el terreno de los países despóticos.

-¿Cuál es su sueño siendo un joven marroquí?

Como todos los jóvenes marroquíes, los viejos, las mujeres, los hombres, nosotros soñamos con un Marruecos democrático donde la dignidad humana sea sagrada. Nosotros queremos ser hombres y mujeres libres. Queremos una repartición justa de la riqueza para poder terminar con la miseria. Lo anterior no puede hacerse más que con el fin del sistema del Makhzen y todas sus ramificaciones, sus aparatos, sus chouyoukh y sus bachawate. De la misma manera, con el fin de la economía que beneficia a unos cuantos y que propicia el clientelismo, el compadrazgo y la corrupción. Soñamos simplemente con un Marruecos donde soñar sea posible.

Hacen Ouali

1 N. de la R.

Traducción por Natalia Lerin. 

 

Publicités

Poster un commentaire

Classé dans Politique / Política

Laisser un commentaire

Entrez vos coordonnées ci-dessous ou cliquez sur une icône pour vous connecter:

Logo WordPress.com

Vous commentez à l'aide de votre compte WordPress.com. Déconnexion / Changer )

Image Twitter

Vous commentez à l'aide de votre compte Twitter. Déconnexion / Changer )

Photo Facebook

Vous commentez à l'aide de votre compte Facebook. Déconnexion / Changer )

Photo Google+

Vous commentez à l'aide de votre compte Google+. Déconnexion / Changer )

Connexion à %s