La larga marcha de los inexistentes (3/3)

Última parte del reportaje realizado por: Abdeslam Ziou Ziou y Hugo Papazian, estudiantes del Master 1 en Relaciones Interculturales y Cooperación Internacional, en estancia profesional en México.

El Pacto Social del Movimiento

Javier Sicilia y los manifestantes del 8 de mayo, proponen un nuevo pacto social basado en una depuración de los elementos corruptos de los partidos políticos, “tratar al narco como un problema de sociología urbana y de salud pública y no como un hecho criminal que debe ser afrontado con violencia”, implicando a la sociedad civil en toda ésta voluntad de cambio. El movimiento amenaza incluso, con boicotear las elecciones del 2012 si Calderón no toma en cuenta estas peticiones. Este movimiento que emergió después del asesinato del hijo del poeta es un movimiento heteróclito que agrupa múltiples organizaciones de defensa de los derechos de los inmigrantes, organizaciones de derecha, de centro-izquierda, de izquierda, de la sociedad civil contestataria, apoyada y sostenida por el EZLN. Esto forma parte de un deseo de encontrar una salida general a la guerra en curso. Una especie de invasión del espacio público de aquellos que no quieren escuchar más, reapropiándose de la palabra de los desaparecidos y generando una tentativa de reconstrucción del país fuera de los partidos políticos y las estructuras de control del movimiento social habitual.

 

Foto: Presencias artísticas de los jóvenes durante la manifestación.

Seguido por numerosos jóvenes pertenecientes principalmente a la UNAM (Universidad Nacional Autónoma de México), el tema general era la intención de organizarse para desarrollar alternativas concretas al poder. Todos los jóvenes interrogados durante esta marcha repetían al unísono la necesidad de organizarse, de reconstruir el vínculo social para poder salir del marasmo. No hay nada más que esperar de los políticos, ellos ya mostraron su rotundo fracaso. Ahora toca a los jóvenes y a los ciudadanos tomar las riendas para poder sacar al país de la crisis del narcotráfico.

Esta tentativa es saludable porque expresa un deseo de construir, no solamente desde la falsa democracia mexicana, sino de intentar movilizar desde la base para exigir un cambio radical en la forma de gobernar.

Sin embargo el movimiento tiene también sus limitaciones. No pudiéndose mover tan cómodamente en una composición tan irregular, tuvo dificultades para movilizarse ampliamente. Fuera de los intelectuales, los círculos militantes, de la clase media superior de México, de los estudiantes organizados y militantes, poca gente tuvo afluencia a esta manifestación. Si bien es cierto que tener más de 200 mil personas reunidas en una plaza pidiendo un cambio radical es una victoria, es necesario que este murmuro profundo que recorre el país, se transforme en un grito, y encuentre en esta forma de organización una vía de salida.

Una de las principales críticas dirigidas a este movimiento viene también de la sociedad civil contestataria. Según ellos un pacto social llevando al presidente, al congreso, a los partidos políticos, a los empresarios, los líderes sindicales, a las iglesias a tomar sus responsabilidades; es dar una oportunidad suplementaria a un poder que mostró sus límites en términos de gestión de la violencia. Peor sería abordar las consecuencias sin tomar en cuenta que la violencia no es más que la manifestación de verdaderos problemas como la injusticia, las inigualdades, la impunidad, la corrupción y la pobreza.

 

Foto: Listo para el despegue hacia el país de las maravillas1

 

Como no somos alguien, por eso somos todos”

Durante la manifestación se tuvo la oportunidad de discutir con gente que se encontraba al margen de la marcha. Como esta familia, la Familia Ortega misma que trabaja en una talachería2, y que en palabras muy simples, contundentes y destruyendo todo el discurso político, nos contó la dura realidad de millones de inexistentes en México. Con esta fuerza que caracteriza la inteligencia popular, Espinidio, contó que a causa de los poderes la gente como él no existe, que él se vió obligado a autoemplearse para sacar adelante a su familia. Que el cambio no vendrá hoy, que es un proceso que toma tiempo, pueden ser incluso largos años o decenios. “Lo que hacen esas gentes está muy bien, porque hablan en nuestro nombre, nosotros tenemos miedo de lo que pasa, nosotros tenemos oportunidad, esta marcha está muy bien.” ¿Conoce usted a Javier Sicilia? La respuesta es azotadora: “No, ¿es un nuevo político?”

 

Foto: La Familia Ortega

La labor del movimiento se sitúa entonces ahí, poder movilizar al máximo de personas con el objetivo de crear una ola que vuelva a poner en tela de juicio a las instituciones de poder, partidos políticos y sindicatos incluidos. La salvación vendrá de una movilización ciudadana, de larga envergadura, organizada con un objetivo y una definición clara, capaz de “movilizar las voluntades sin mistificar las consecuencias”.

Todos los ingredientes de una explosión social están reunidos en México: desde la negación de los políticos hasta la toma de conciencia general del estado en el que se encuentra el país, desde la negación de la pobreza extrema hasta la arrogancia de los pudientes, desde la voz del pueblo no escuchado al principio en las manifestaciones y después en las elecciones del 2006 hasta una clase política muy alejada de la realidad del país, desde los escándalos de corrupción generalizada hasta una toma de conciencia de la necesidad de acción fuera de las estructuras de poder.

La Larga Marcha de los Inexistentes y por consiguiente la marcha de la visibilidad en el silencio. Pero los inexistentes, los inexistentes son ellos quienes construyen la historia. Las grandes figuras no hacen más que representarla. Como lo dijo muy bien una de las participantes durante el discurso final de la marcha:

“Como no somos alguien, por eso somos todos”.

 

1.Pie de foto original: “Vol au dessus d’un nid de coucou” Vuelo por encima de un nido de cuco; alusión a la película norteamericana de Milos Forman, título original “One Flew Over the Cuckoo’s Nest” (1975). N.de T.

 2.(Méx) Taller de reparación de neumáticos. N. del T.

Traducción de la versión francesa por Natalia Lerin.

 

Publicités

Poster un commentaire

Classé dans Amérique Latine / América Latina

Laisser un commentaire

Entrez vos coordonnées ci-dessous ou cliquez sur une icône pour vous connecter:

Logo WordPress.com

Vous commentez à l'aide de votre compte WordPress.com. Déconnexion / Changer )

Image Twitter

Vous commentez à l'aide de votre compte Twitter. Déconnexion / Changer )

Photo Facebook

Vous commentez à l'aide de votre compte Facebook. Déconnexion / Changer )

Photo Google+

Vous commentez à l'aide de votre compte Google+. Déconnexion / Changer )

Connexion à %s