La larga marcha de los inexistentes (2/3)

Segunda parte del reportaje realizado por: Abdeslam Ziou Ziou y Hugo Papazian, estudiantes del Master 1 en Relaciones Internacionales y Cooperación Internacional, en estancia profesional en México. Primera parte acá.  

 Foto: “Estamos hasta la madre de morir de hambre”

8 de mayo de 2011, México DF

La Política del Terror

Lo que sucede en México tiene un nombre específico: “Política del Terror”. Controlar mediante el terror. Uno debe rememorar el México entre 1994 y 2006. Fuertes movimientos sociales sacudieron a todo el país, lo que se había reducido a la problemática indígena, surgió para reivindicar un reconocimiento y sus derechos fundamentales. Repartición de la riqueza, saturación social, inigualdades estructurales, un país donde cerca del 60% vive bajo o alrededor de un gran umbral de pobreza. Recordemos también, que el hombre más rico del mundo es Carlos Slim y es mexicano y que lejos de ser el símbolo del éxito del “modelo mexicano”, lo anterior muestra una constante: “si hay millonarios, es que del otro lado de la moneda, hay necesitados”.

La APPO (Asamblea Popular de los Pueblos de Oaxaca) 2006 en Oaxaca, el EZLN (Ejército Nacional de Liberación Nacional) en Chiapas y miles de mini movimientos sociales ubicados en cientos de municipalidades. El país está verdaderamente en ebullición. La voluntad de llevar al poder una personalidad diferente a la del político tradicional del PRI o del PAN indica a su vez, una real voluntad de cambio, y todo con el fin de que los políticos tomen el cursor de la voluntad popular y no más, el de los intereses privados.

Así que, frente a tanta arrogancia política, y de ebullición social, hay que tomar el todo por la mano. La guerra contra el narcotráfico permite el despliegue del ejército en el país para cumplir y complementar las funciones de la policía. Toda una parte del país será militarizada siguiendo el argumento de la lucha contra el narcotráfico.

Una guerra necesita la movilización de la fiebre patriótica de los ciudadanos. Existen en la historia contemporánea múltiples ejemplos de guerras que son en un principio guerras internas pretendiendo ahogar la protesta social en un sentimiento nacionalista, movilizando a las masas, controlando las calles y militarizando los conflictos sociales. Vietnam es un ejemplo flagrante. La guerra en Irak también, las Islas Malvinas a favor de la dictadura en Argentina es uno más.

El neoliberalismo alimenta y genera […] situaciones de caos, de torpeza generalizada con el fin de que sus reformas sean aceptadas y asegurar su dominio en el mercado.”

Todo lo anterior se encuentra inmerso en un contexto general de cambio político en Sudamérica. Chávez en Venezuela, Morales en Bolivia, Correa quien seguirá en Ecuador. El continente Latinoamericano está en ebullición, lo que en su base es una reivindicación indígena, se transforma en revuelta política y social.

Se sabe que en el pensamiento de los pueblos originarios, el individuo es indisociable al territorio en el cual vive. El territorio no es algo solamente geográfico, es también natural, en su aceptación no biológica. En resumen, podemos decir que el territorio es el entorno en el cual vive una comunidad, las condiciones de su devenir y su emancipación. No podemos entonces, reducir el movimiento de los pueblos originarios a una simple reivindicación identitaria o cultural, es un cambio profundo de modo de relación entre poderes lo que plasma este movimiento. Una relación, tomando en cuenta no sólo al individuo sino al territorio en su aceptación global.

Naomi Klein en su libro “La Doctrina del Shock: El Auge del Capitalismo del Desastre” (The Shock Doctrine: The Rise of Disaster Capitalism), describe de forma muy ilustrada, la forma en la cual el neoliberalismo alimenta y genera [Pequeña precisión: genera no quiere decir creación de todas las piezas, para aquellos que critican a Naomi Klein como una teórica del complot: generar significa poner en su lugar las condiciones de explosión del caos] 1 situaciones de caos, de torpeza generalizada con el fin de que sus reformas sean aceptadas y asegurar su dominio en el mercado.

Considerando la historia contemporánea, podemos recordar a través de la experiencia chilena y las diferentes crisis del capitalismo contemporáneo, la evolución de las reformas neoliberales y el deterioro del pacto social. Este análisis puede ser muy bien aplicado al caso de México. Durante la guerra, las reformas neoliberales avanzan a paso de gigante; la última reforma del código de trabajo y la nueva ley de seguridad interior, extremadamente liberticida, nos da claramente un ejemplo concreto de lo anterior (Para los lectores hispanófonos, el sitio web de la revista Proceso analiza éstas dos reformas y sus repercusiones en las luchas sociales de México).

El objetivo más alto de estas políticas es el de crear un enemigo interior capaz de movilizar las conciencias, de provocar el miedo, la falta de confianza en la fuerza creadora del pueblo para someterse a un eventual “salvador”, quien podrá hacer salir al país de la crisis. Se trata aquí de una guerra interna para poder salvaguardar el orden social tal cual es, y permitir a la clase dirigente que se siga apoderando de las riquezas y recursos del país.

Esta política, como lo recuerda Javier Sicilia, es un interés por parte de los Estados Unidos para mantener el sector del armamento a través de la doble venta de armas de combate, y al mismo tiempo mantener a los poderes existentes y a los narcotraficantes.

Además con su mercado millonario de consumidores de drogas, los Estados Unidos desean desplazar la lucha contra el narcotráfico más allá de sus tierras “diseñando una política de seguridad cuya lógica responde fundamentalmente a sus intereses globales en los cuales México quedó prisionero”.

Esta política del terror parece funcionar por el momento, ya que como lo hemos repetido muchos mexicanos: “los problemas son tan numerosos que no se sabe por dónde comenzar a resolverlos”. Es verdaderamente necesario estar ciego para no ver la tensión general que reina en el país.

Traducción de la versión francesa : Natalia Lerin. 

 

Publicités

Poster un commentaire

Classé dans Amérique Latine / América Latina

Laisser un commentaire

Entrez vos coordonnées ci-dessous ou cliquez sur une icône pour vous connecter:

Logo WordPress.com

Vous commentez à l'aide de votre compte WordPress.com. Déconnexion / Changer )

Image Twitter

Vous commentez à l'aide de votre compte Twitter. Déconnexion / Changer )

Photo Facebook

Vous commentez à l'aide de votre compte Facebook. Déconnexion / Changer )

Photo Google+

Vous commentez à l'aide de votre compte Google+. Déconnexion / Changer )

Connexion à %s