Poner fin a los paraísos fiscales.

Por Xavier Caño, Attac España.

Riesgo de desaceleración económica. Lo dice el G20, grupo de 19 países emergentes y ricos más la Unión Europea. El Banco Central Europeo (BCE), además, está muy preocupado por el aumento de la inflación, cinco décimas en la región del euro. El G20 alarma un poco y el BCE amenaza con subir los tipos de interés. El Banco Central de España, para más inri, al conocer que los precios de octubre habían aumentado un poco, propuso moderación salarial. Más? Según la propia OCDE, en siete años, desde 1999 a 2006, los costes laborales aumentaron en España un ridículo 3,7%. En este mismo período, los beneficios empresariales crecieron un 73%. ¿Hay que decir más?

La desmesurada preocupación por la inflación y la desaceleración económica quizá camufle problemas más serios que gangrenan de verdad la economía global. Por supuesto que la inflación desbocada es un peligro real para los ciudadanos de a pie, para pequeñas y medianas empresas. Y una recesión económica notable conlleva sufrimiento para la mayoría de ciudadanos, pero subir a los altares la inflación y el crecimiento económico apesta. Habría que recordar, por ejemplo, que Brasil creció durante todos y cada uno de los años del siglo XX, pero también aumentaron los pobres y la desigualdad: una minoría riquísima y una mayoría paupérrima. Y no es el único caso. Quizás haya otras razones, además de la inflación, que la economía no funcione nada bien y la riqueza del mundo esté tan mal repartida.

¿Por qué no se preocupan un poco, solo un poco, los Bancos Centrales, G8, G20, FMI, Banco Mundial, OCDE, OMC y compañía de meterle mano a los desgraciados ‘paraísos fiscales’, por ejemplo, designados por el eufemismo centros offshore ‘? Uno de los mayores chanchullos del mundo, por cierto.

Dirigidos por grandes bancos internacionales y no menos grandes poderes financieros, siempre en beneficio de las corporaciones transnacionales y los mega-ricos. Paraísos con cuentas secretas y empresas tapadera, que han hecho de la ocultación y el engaño norma y dogma.

Las grandes corporaciones y los ricos eligen los paraísos fiscales para burlar el sistema fiscal: no pagan impuestos o, de hacerlo, son ridículos. No pagar impuestos es robar a la inmensa mayoría de ciudadanos, que sí los pagan. Los impuestos evadidos impiden proporcionar los beneficios sociales, económicos y culturales a que todo ciudadano tiene derecho, si hemos de hacer caso de la Declaración Universal de Derechos Humanos y de las constituciones de los países democráticos.

En los paraísos fiscales se blanquea el dinero procedente del tráfico mundial de drogas y otros gravísimos delitos, más de 600.000 millones de dólares al año. Además de otros casi 600.000 millones, procedentes del fraude y la corrupción. Cifras que concuerdan con los cálculos del Fondo Monetario Internacional-que no es precisamente una organización de izquierdas-, que asegura que cada año se blanquea un billón y medio de dólares de dinero ilícito, corrompido y criminal. Casi un 5% del producto mundial.

Pero además de los paraísos fiscales, las grandes bolsas, los grandes bancos y los poderosos fondos de inversión del mundo no le hacen ascos al dinero negro del narcotráfico, del tráfico de blancas, de la venta ilegal de armas, de la descarada evasión de impuestos, de la corrupción de altos funcionarios y gobernantes … Buscan ese dinero y trabajan con él sin que los tiemble ni un gramo de conciencia.

De acuerdo a controlar la inflación y vigilar el crecimiento económico, pero toda esta basura de los paraísos fiscales y lo que en ellos se perpetra, no tiene nada que ver con la marcha renqueante de la economía, con la pobreza, con la desigualdad, con la fluctuación de la inflación? No repercute en la vida concreta de una enormidad de ciudadanos?

No me lo creo ni aunque lo expliquen una docena de premios Nobel de economía juntos. Ya sería hora de que Bancos Centrales, G8, G20, FMI, BM, OCDE, OMC y toda la retahíla de autoridades y asociaciones económicas, monetarias y similares se tomaran en serio acabar con los paraísos fiscales y la caterva de injusticias que inducen, permiten o encubren.

Publicités

Poster un commentaire

Classé dans Critiques - Criticas

Laisser un commentaire

Entrez vos coordonnées ci-dessous ou cliquez sur une icône pour vous connecter:

Logo WordPress.com

Vous commentez à l'aide de votre compte WordPress.com. Déconnexion / Changer )

Image Twitter

Vous commentez à l'aide de votre compte Twitter. Déconnexion / Changer )

Photo Facebook

Vous commentez à l'aide de votre compte Facebook. Déconnexion / Changer )

Photo Google+

Vous commentez à l'aide de votre compte Google+. Déconnexion / Changer )

Connexion à %s