Rusia – Cocodrilo, la droga que devora a los adictos.

Célia Guizard, Brain Magazine

Una nueva moda entre los adictos rusos, inyectarse una desomorfina artesanal llamada “cocodrilo”. Busquen los vídeos de “cocodrilo” (krokodil en francés y alemán), tendrán grandes oportunidades de encontrarse con ese encantador Schnappi1 o de querer por siempre a Brain por haberles hecho pensar de nuevo en esto. Pero también tendrán ocasión de ver vídeos sobre los jóvenes rusos perdiendo una pierna o un brazo.

El “cocodrilo” nació en torno al 2002, en el extremo oeste de Rusia y Siberia, éste tipo de lugares donde es agradable vivir y donde se redobla la inventiva para escaparse de lo cotidiano. La receta ‘finamente’ elaborada comprende codeína, un alcaloide contenido en la adormidera somnífera, yodo y a veces otros ingredientes que se pueden encontrar en su ferretería habitual: gasolina, solvente de pintura y hasta fósforo rojo (la parte roja de los paquetes de cerillos). El cocodrilo provoca efectos comparables a la heroína pero que no duran más de una hora u hora y media, lo que puede llevar a veces, a quien la consume, a inyectarse la mezcla cada hora.

Esto no sería más que una anécdota de más en el mundo de las drogas artesanales si el cocodrilo no hiciera literalmente desaparecer a sus consumidores. Esta droga puede crear un absceso a partir de la primera utilización si es mal inyectada. Los abscesos crean a su vez gangrenas, la carne mucho más fresca se despega. La acidez de ciertos ingredientes puede también disolver los tejidos óseos. La droga fue llamada “cocodrilo” ya que antes de la decadencia, la piel toma un aspecto verdoso y rugoso. Los consumidores mueren por esto generalmente después de uno o tres años, ya sea por envenenamiento de la sangre, neumonía, meningitis o únicamente por descomposición. La pregunta que tiene lugar seguramente en sus labios sonrojados por el pavor es: ¿Por qué un producto ‘tan’ atrayente en el papel se propaga? ¿Por qué, según Viktor Ivanov, director del Servicio Federal de Control de Narcóticos y Presidente del Comité Antinarcóticos del estado, las dosis de cocodrilo decomisadas han sido multiplicadas 23 veces desde el 2009?

Su precio antes que nada: como todas las drogas artesanales, no es cara y es reservada a los pobres. Mejor: Es gracias a los medicamentos baratos y accesibles, que los adictos al cocodrilo pueden prepararse sus dosis, a base de Codelac, Terpincod o Pentalgin. Así que según Viktor Ivanov, para algunas farmacias, el 25% de las ganancias son realizadas por la venta de medicamentos que contienen codeína. La más grande compañía farmacéutica rusa se llama Pharmstandard, y en 2010 vió sus ingresos aumentar al 23.3% es decir, aproximadamente 1 billón de dólares. Ah! Sí, y es también esta compañía quien fabrica el Terpincod, el Codelac y una parte de la producción de Pentalgin, los tres medicamentos más utilizados en la fabricación de éstas nuevas drogas.

Y todo esto pasma en el momento en que Rusia se lanza con una gran campaña contra la toxicomanía, con medidas que tienen resultados discutibles (controles a la entrada de las escuelas) o procedimientos retrógrados (la alternativa resplandeciente para todo toxicómano: la prisión o la desintoxicación forzada con un bonus de terapia aversiva). En un mundo como se nos muestra en la televisión, bastaría seguramente que Rusia pusiera en marcha reglamentaciones para la fabricación de éstos medicamentos. Claro a excepción de que quien fabrica el medicamento es un amigo. El problema es que según ciertos medios de comunicación, Pharmstandard estaría en los pequeños asuntos de Tatiana Golikova, Ministro de Salud. Viktor Kharitonin presidente de Pharmstandard, es un viejo amigo de la familia Golikova-Khristensko (su marido y Ministro de la Industria).

Por el momento las únicas tentativas para limitar la epidemia del cocodrilo han sido proponer la prohibición de la venta de medicamentos sin prescripción. En el 2009 cuando tales medidas fueron tomadas en Krasnoyarsk, una planta inmediatamente fue transportada por el servicio antimonopolio. En el 2010, la Federación de Rusia encargada del tráfico de narcóticos y de su control, propuso esta misma medida al Ministro de Salud. La opinión que debía estar de vuelta sobre esta cuestión el 1 de mayo del 2011 fue reportada 6 meses más tarde. Hace 3 años que los rusos esperan una reglamentación. Las excusas oficiales: una reglamentación en las prescripciones afectaría a 80 millones de pacientes y engendraría motines.

Lo peor es que esta medida no solucionaría el problema. Un medicamento normalmente vendido únicamente bajo prescripción, le Coaxil, es igualmente apreciado. Puede ser comprado fácilmente y son orden médica, y da los mismos resultados. La única solución en este momento sería suprimir la producción de medicamentos baratos. ¿Pero para qué reaccionar cuando la fuente del problema desaparece por sí misma en menos de tres años?

Fuente: http://www.brain-magazine.com/news/1-general/6374-se-droguer-jusqua-disparaitre?d45ed7e42e5c5b2fc96d3da9112a7d6b=91b7e9219d7ae9c85ea4e7ef673cd338

1 Caricatura alemana para niños sobre un cocodrilo llamado de esta manera y que tuvo mucho éxito en diferentes países europeos.

 Traducción por Natalia Lerin. 

About these ads

Un commentaire

Classé dans Société / Sociedad

Une réponse à “Rusia – Cocodrilo, la droga que devora a los adictos.

  1. ya he visto estos videos teribles y lo de mas que gente saben que van podrirde este krokodil y igual van pinchando.soy rusa y flipo

Laisser un commentaire

Entrez vos coordonnées ci-dessous ou cliquez sur une icône pour vous connecter:

Logo WordPress.com

Vous commentez à l'aide de votre compte WordPress.com. Déconnexion / Changer )

Image Twitter

Vous commentez à l'aide de votre compte Twitter. Déconnexion / Changer )

Photo Facebook

Vous commentez à l'aide de votre compte Facebook. Déconnexion / Changer )

Photo Google+

Vous commentez à l'aide de votre compte Google+. Déconnexion / Changer )

Connexion à %s